Incertidumbre, miedo y la impotencia de no saber qué hacer después de haber sido paciente activo de Coronavirus.

María (utilizamos ese nombre para resguardar su identidad), es de Allen y fue diagnosticada a principios de mes como paciente activo de Coronavirus. Desde entonces su vida cambió por completo y no hubo un solo día en el que haya podido despejar los temores que la enfermedad le provocó.

“Por protocolo y al pasar 10 días sin síntomas me mandaron a mi casa, pero sin hacerme hisopado. Y no te dicen más nada. Te mandan con un montón de dudas porque no sabes si seguís con el virus o no, si tu familia va a estar bien”, contó María a AN Allen.

La duda sobre la salud de su familia fue lo que más la afectó. Su marido, que es contacto estrecho, no fue hisopado en su momento, al igual que sus hijos. “Yo nunca supe dónde me contagié el virus, si fue por alguien de mi familia o no”, explicó la mujer.

María se enteró que tenía Coronavirus porque fue a una clínica privada de Cipolletti para hacerse un estudio y como parte de los exámenes previos, la testearon y hallaron que tenía Covid 19. “Yo de casa no salía, habré salido dos o tres veces a comprar pan o algunas verduras. El resto lo hacía mi marido y al llegar del trabajo cumplía con las medidas de cambiarse, desinfectarse. Siempre nos cuidamos con los chicos. No sé por dónde me contagié”, explicó.

La verdadera identidad de María es algo que ella prefiere proteger porque – sin haber tenido un hisopado que le confirme la negativización – cree que podría exponer a su familia y empezar a sentir el rechazo de algunos vecinos.

María estuvo 10 días internada en el Sanatorio de la Fruta, en Allen, y recibió el alta a mediados de mes. Nunca tuvo síntomas y por ese motivo, cumplido los días 10 de aislamiento, recibió el alta médica.

Volvió a su casa llena de dudas. Dudas que aún persisten en su cabeza y que podrían haber comenzado a despejar si la hubieran hisopado. “Llegué a pensar que pude haber contagiado a mi familia”, insistió.

Hoy María está intentando realizarse el estudio médico que le quedó pendiente, cuando el Covid 19 apareció como un hallazgo. Y cuenta que en el mismo centro médico de Cipolletti en el que le diagnosticaron el virus, ahora le quieren cobrar más de 10.000 pesos para practicarle otro hisopado y así proceder con la práctica del estudio postergado. “En el hospital no me dieron ninguna constancia de que negativicé el virus y me dicen que no me pueden hacer el test desde Salud Pública si no  tengo sítntomas. Y se tiran la pelota unos con otros”, agregó la mujer de Allen. (AN Allen)

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar